¿Qué es el Justo a Tiempo (Just in Time ) en la metodología Lean?

By 20 Septiembre, 2017Blog

¿Qué es el Justo a Tiempo (Just in Time ) en la metodología Lean?

Entregar el material o servicio en la cantidad justa, con calidad perfecta, en el sitio correcto y justo cuando es necesario.

Esto es lo que busca el justo a tiempo, ser más excelentes con nuestro personal, nuestros procesos, equipos e instalaciones y contar por ello con clientes muy satisfechos.

El Justo a Tiempo es conocido como una metodología de producción Japonesa, aunque muchas de sus herramientas o principios fueron creados en los Estados Unidos.

No importa el lugar donde la hayan creado, lo importante es que funciona y con unos principios fáciles de implantar y con resultados visibles.

El Justo a Tiempo es una filosofía industrial, de eliminación de todo lo que implique desperdicio en el proceso de producción, desde las compras, fabricación, distribución hasta actividades de oficina. Con el Justo a Tiempo bien ejecutado, la empresa puede hacer de su fabricación o prestación de servicios un arma estratégica.

Eliminación del desperdicio.

En la filosofía Justo a Tiempo hay tres importantes componentes básicos para eliminar el desperdicio.

El primer componente básico de la eliminación del desperdicio es implantar equilibrio, sincronización y flujo en el proceso de fabricación o servicios, ya sea donde no existan o donde se les puede mejorar.

El segundo componente es la actitud de la empresa hacia la calidad; la idea de “hacerlo bien a la primera”

El tercer componente del Justo a Tiempo es la participación de los empleados. Este es un requisito previo para la eliminación del desperdicio. Cada miembro de la organización , desde el personal de fábrica hasta los más altos ejecutivos, tiene una función por cumplir en la eliminación del desperdicio y en la solución de los problemas que ocasionan desperdicios.

Supongamos una estantería de un supermercado en el cual existe una cantidad mínima de paquetes, pongamos de arroz. Si un cliente retira un paquete, se repone otro de inmediato. Debe haber siempre la cantidad justa para la venta del día, ni más paquetes de los que caben en el hueco, ni dejar que se acaben las existencias y dejar de vender.

De esta forma, se realizarán las compras justas a proveedor, las operaciones justas de reposición y entregas a clientes, en la cantidad y calidad que estos demandan.

En resumen, aplicando diferentes herramientas Lean como pueden ser la metodología de las 5 S, el TPM, trabajo estandarizado, cambios rápidos de herramientas, etc., se pueden eliminar los desperdicios de operaciones que se producen cada día en las empresas, haciendo una producción Justo a Tiempo, con calidad en la fuente, obteniendo productos bien a la primera, con participación del personal y con clientes satisfechos.

 

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información

ACEPTAR

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Y recibirás todas las novedades relacionadas con IMC Instituto de Mejora Continua

¡Gracias! Tu registro se ha completado con éxito